De cuando nos visitó Judit Neddermann

Judit Neddermann

Fue el primer verano que abrimos, en el verano de 2018… Can Cocollona no hacía más de un mes que estaba abierto. Aún con la euforia de los inicios, ya recibíamos gente de todo el mundo, de rincones muy lejanos que nunca hubiéramos imaginado: Malasia, Australia, Japón, Chile, Canadá, EE.UU., Indonesia, República Dominicana… De hecho, pocos catalanes nos visitaban . Pero un día entró una reserva con un nombre catalán y me fijé y dije: «Mira, una catalana, ¿estará viajando sola?» – pensé.

El día que tenía que llegar Judit, recibí una llamada: «Te llamo en referencia a la reserva de Judit Neddermann» y yo «Hola, Judit» y ella: «No, no soy Judit, soy su agente, llegaremos a las 16h pero se irá hacia las 19h, hay algún problema con que los músicos le esperen en el patio mientras ella descansa un poco antes del concierto?», me sorprendió y me hizo gracia,»Sí, no hay problema»- dije.

A la hora acordada llegaron las dos. Judit desprendía una luz, calma, humildad…

Como hago de costumbre con otros huéspedes, le pregunté qué hacían por aquí, qué tipo de música tocaban… Me explicó que tenían un concierto esa noche pero que tenía que descansar la voz antes porque la tenía un poco tocada, y le pregunté , «¿Te puedo encontrar en Spotify?» y me dijo: «Sí, busca Judit Neddermann». Desde aquel día puse su playlist en el patio de Can Cocollona. Me encantó, la música dulce y melódica, a veces también cantaba en portugués, y con mi predilección por Brasil después de haber vivido allí, aún me encantó más. Su música sonó todo el verano en Can Cocollona, ​​ahora también, claro.

De repente, cuando iba por la calle, en los carteles de los festivales (primero festivales pequeños, después más grandes…), aparecía su nombre, también en las banderolas… ¡Colaboró ​​en una canción con Alejandro Sanz! Un día escuché una entrevista que le hacían a ella y a su hermana, el año que sacaron el disco de villancicos juntas (diría que fue la Navidad del 2019). También ha compartido escenario con Rozalén, Jorge Drexler, Joan Manuel Serrat, Macaco… Y desde entonces no he parado de oír su nombre. No sé si coincidió justo que la conocí en su punto de inicio de su efervescencia o es que no me había fijado antes, seguramente un poco las dos cosas… Pero ahora, cuando escucho la súper artista que es, siempre pienso: «Vino a hacer una siesta en Can Cocollona antes de un concierto para descansar la voz, y me encanta».

Espero que no le moleste que haya escrito este post, ella forma parte de la historia de los inicios de Can Cocollona y de aquellas anécdotas bonitas que siempre se explicarán alrededor de nuestra casa.

Judit, en Can Cocollona te ha escuchado gente de todo el mundo y casi todos siempre preguntan: «¿Quién es esta cantante? ¡Me gusta!» Aunque no te hace falta y quizás nunca leerás este post, ¡a nosotros nos encanta que gustes a nuestros huéspedes!

Judit Neddermann
Judit Neddermann, yo y los músicos en Can Cocollona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *