Slow Travel, Cittaslow, Slow Food

Slow travel

A veces me han preguntado qué es el Slow Travel y como se me ocurrió crear un alojamiento “Slow Travel”, es alentador que muchos de nuestros huéspedes ya conocen este concepto antes de venir. 

Yo estudié Turismo en la Universitat de Girona, y en una de las asignaturas, creo que se llamaba algo así como “Calidad Turística” nos hicieron hacer una exposición sobre sellos de calidad Turística. En aquel momento yo había empezado a oír hablar del Citta Slow, ¿sabéis qué es?

En el 1986 en la Plaza de España de Roma, el periodista Carlo Petrini descubre que han abierto un conocido restaurante de comida rápida en el histórico enclave y algo se remueve en su interior. Piensa que se han traspasado todos los límites y funda el movimiento Slow Food. A partir de ahí aparecen aplicaciones en otros ámbitos de nuestra existencia como la salud, el trabajo, la educación o el ocio. Finalmente en 1999 surge el movimiento CittaSlow y con él la idea de que el desarrollo de las ciudades se puede basar en la mejora de la calidad de vida.

Hace muchos años de este capítulo que os cuento de la universidad. Citta Slow apenas había aterrizado en España, pero me gustó mucho la idea, así que decidí hacer la exposición sobre CittaSlow. Creo que me pusieron buena nota, no sobresaliente porque el profesor me dijo que no era un sello turístico, que es lo que él había pedido, pero, tal como lo había expuesto yo, podría serlo y por la originalidad me puso buena nota. Claro, mi idea no era que fuera un sello de calidad al uso, sino un distintivo en el que los turistas se fijaran al viajar a un lugar, y por el hecho de ser Cittaslow se decidieran a viajar a esa ciudad. Fueron pasando los años e intentaba no perder de vista el desarrollo de Citta Slow. 


Paralelamente fue creciendo mi pasión por viajar y descubría que no me gustaba la manera de viajar agitada que estaba de moda. Por ejemplo, hay gente que hace locuras tales como en 15 días visitar 5 países y un montón de monumentos, no probar ni un solo plato local porque la globalización está tan extendida que hasta cuesta comer algo distinto. Fui conociendo gente y manera de viajar más afines a la mía y descubrí también el Slow Travel. Sin ser consciente de tal tendencia, mi manera de viajar cada vez era más” Slow”. Por suerte estos movimientos han ido creciendo. Ya existe la asociación Citta Slow España.Si queréis saber qué pueblos pertenecen a este movimiento y los requisitos para ello podéis entrar en su web. Os dejo, también, el link de Slow Travel por si quieres saber más… ¿O ya lo practicas? ¡Cuéntanos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *