Girona es la ciudad capital de la provincia de la comarca del Gironès

Disfruta paseando por su casco antiguo y descubre todos sus rincones. Girona es una ciudad rica en historia, cultura, gastronomía, naturaleza y arte… y tiene mucho que ofrecer.

Casco antiguo y otras zonas

El casco antiguo de Girona, de estilo medieval, es uno de los conjuntos monumentales más importantes de Cataluña y tiene una infinidad de rincones que te sorprenderán. Nuestra recomendación es que te dejes llevar y pasees por sus callejuelas para descubrir los mejores lugares.

El barrio antiguo de Girona

Buena parte del barrio antiguo de Girona forma parte de un conjunto histórico clásico declarado bien cultural del interés nacional. Comprende gran parte de la Girona antigua, es decir, el sector situado entre la Torre Gironella y el río Onyar.

Un bonito y emblemático barrio lleno de historia que no deja a nadie indiferente.

El Call o barrio judío

Uno de los espacios más emblemáticos dentro de la Força Vella es el Call judío, un laberinto de callejones y patios que mantienen el aura de la época medieval. Se trata de uno de los barrios judíos mejor conservados de todo el mundo y demuestra la gran importancia que tuvo la cultura judía en Girona.

Baños árabes de Girona

Los baños árabes de Girona son en realidad una construcción singular románica del siglo XII. Están inspirados en los baños romanos y tienen los elementos más admirables en la estancia de la entrada destinada al vestidor y la sala de descanso.

Monumentos y lugares de interés

Girona tiene una larga lista de monumentos incluidos en el inventario de Patrimonio Arquitectónico Catalán. A continuación, desde Can Cocollona hablaremos de algunos:

La catedral de Girona

La catedral de Santa María de Girona fue construida entre los siglos XI-XVIII y es uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad. Prepárate para subir los 90 escalones para acceder a la fachada principal de estilo barroco. Esta catedral, muy célebre gracias a la serie Juego de Tronos, presenta tres estilos arquitectónicos: románico, gótico y barroco. Su nave gótica es la segunda más amplia del mundo después de la basílica de San Pedro en el Vaticano.

La muralla

Se conservan algunas partes de la muralla romana en el patio de la antigua universidad y la plaza de la Catedral.

La muralla de Girona ofrece una vista panorámica de la ciudad y unas cuantas torres que quedan aún más elevadas, a las que vale la pena subir, aunque desde su base también se puede disfrutar de una vista privilegiada la muralla y de los jardines que la rodean.

La subida de Sant Domènech

La subida de Sant Domènech es una calle escalonada situada en el Barrio Antiguo. De cara, verás la Iglesia de Sant Martí Sacosta. Esta calle protagonizó la película El perfume: Historia de un asesino, realmente merece la pena visitarla.

La Casa Masó

La casa natal de Rafael Masó y una de las obras más importantes de la su arquitectura. La casa se conserva con el mobiliario y la decoración de la época noucentista y, además, es la única de las casitas del río que está abierta al público. Desde allí podrás disfrutar de unas vistas inéditas de la ciudad.

Está abierta al público cada día de la semana excepto los festivos locales y nacionales y ofrecen visitas guiadas. Reserva tu visita.

El Puente Eiffel y el Puente de Piedra

Disfruta de las vistas que se repiten en las fotos más destacadas de Girona: las fachadas de las casas de colores colgando sobre el río Onyar y la Catedral de fondo.

Las mejores vistas las encontrarás desde el Puente de las Peixeries Veles, también conocido como el Puente Eiffel, ya que fue construido por Gustave Eiffel, o bien desde el Puente de Piedra (Pont de Pedra en catalán).

La plaza de la Independencia o de Sant Agustí

La plaza de la Independencia se sitúa en el solar del antiguo convento de Sant Agustí. Rodeada de establecimientos y restaurantes, es la plaza por excelencia de Girona. En el centro se encuentra el monumento a los defensores de la ciudad de Girona durante los años 1808-1809, del escultor Parera.

El culo de la leona

Siguiendo la tradición, si antes de irte le das un beso al culo de la leona, (El cul de la lleona en catalán) volverás pronto a Girona. Esta pequeña estatua se encuentra en la Calle Calderers y no os dejará indiferentes.

En Can Cocollona te animamos a acercarte y darle un beso para que te podamos volver a ver pronto.

La plaza dels raïms

Escondida en el barrio antiguo, la plaza del Raïm (de la uva en castellano) es la plaza más pequeña de Europa con tan solo 24 metros cuadrados. Durante la época medieval se la conocía como “la plaza de la Palla”, pero posteriormente se la pasó a denominar como la conocemos hoy en día por un antiguo mercado de uvas.

A esta minúscula placita se accede desde las Voltes d’en Rosés.

Museos

La ciudad de Girona cuenta con siete museos que exhiben un patrimonio muy valioso y diverso que explica la historia y el arte de la ciudad. A continuación, te recomendamos nuestros preferidos.

Museo del Cine

Disfruta de la valiosa colección de Tomàs Mallol del precine, hasta el cine actual. Es un museo sin ánimo de lucro y está abierto al público como espacio de participación científica, cultural y lúdica de los ciudadanos y al servicio de la sociedad y su desarrollo.

Si eres un amante del cine, ¡no te puedes perder esta visita!

Museo de Historia de los Judíos

Descubre la historia de las comunidades judías medievales en Cataluña con una atención especial a la de Girona. El objetivo principal del museo es preservar y difundir la historia de las comunidades judías que durante la Edad Media formaron parte del desarrollo cultural y científico del país.

Parques y jardines

Girona es una ciudad privilegiada también en su patrimonio natural, con ríos, montañas, campos, huertos y cultivos. En general, toda la ciudad se encuentra en un entorno natural de gran riqueza.

Dentro de la ciudad también encontrarás parques naturales.

El parque de la Devesa y el parque del Migdia

Si lo que quieres es pasear rodeado de árboles y tranquilidad, tienes que visitar estos dos parques. El primero es el parque urbano más grande de Cataluña y es ideal para hacer un poco de deporte. El segundo, te sorprenderá por su pequeño lago. Una localización perfecta para sentarte a leer un libro bajo una palmera.

Gastronomía y enología

Girona destaca también por su cocina tradicional y vanguardista, ligada a sus raíces y al producto autóctono. Además, la ciudad cuenta con dos establecimientos galardonados con estrellas Michellin y con el mejor restaurante del mundo: el Celler de Can Roca.

No puedes irte sin probar los xuixos, un dulce que encontrarás en la mayoría de pastelerías de la ciudad.

De entre los dulces, también te recomendamos los bombones de chocolate inspirados en las leyendas de la ciudad y… ¡la butifarra dulce! Una comida de origen medieval que podrá adquirir tierna o curada.

En Girona podrás probar los mejores vinos y cavas del Empordà y la Ratafía, un licor dulce de hierbas locales.